Calle de la Ordana 8, 03550 San Juan, Alicante 965 651 523
Estética dental
El término “Cirugía mucogingival” comenzó a utilizarse a finales de los años 50 para indicar cualquier cirugía diseñada para preservar la encía adherida. También para eliminar los frenillos o la inserción muscular y aumentar la profundidad del vestíbulo bucal.

El objetivo de este tipo de cirugía era mantener una cantidad adecuada de encía adherida y evitar la pérdida continua de inserción. Actualmente estas técnicas quirúrgicas se utilizan igualmente para solucionar problemas estéticos y corregir o eliminar problemas anatómicos. Ya sea de desarrollo o traumáticos de la encía o la mucosa alveolar.

Vamos a ver aquí las características de este tipo de técnicas y en qué casos se utiliza.

En qué consiste la cirugía mucogingival

Cuando el tratamiento periodontal no quirúrgico no es suficiente para garantizar la salud bucal de un paciente, es necesario recurrir a la cirugía mucogingival. En el campo de la periodoncia, uno de los mayores retos a los que se enfrentan los profesionales es el control de la enfermedad periodontal. Con el fin de evitar la pérdida de dientes y de garantizar una correcta salud bucal del paciente en el futuro.

Siempre se inicia con un tratamiento no quirúrgico consistente en eliminar la placa supra y subgingival. Y el sarro mediante la aplicación de profilaxis y raspado y alisado radicular. Y establecer medidas de higiene bucodental compatibles con la salud del tejido de la encía. Pero, como se ha dicho, esto no siempre es suficiente y hay una serie de factores que pueden comprometer la estabilidad a largo plazo de los resultados obtenidos mediante un tratamiento no quirúrgico. Entonces es necesario acudir a técnicas quirúrgicas que garanticen una solución eficaz a largo plazo.

Cuándo es necesaria la cirugía mucogingival

La cirugía mucogingival tiene diferentes indicaciones, una es la ortodoncia como solución a problemas oclusales. También en terapia del habla para tratar malformaciones que dificultan la pronunciación de los sonidos. Sin embargo, la mayoría de las operaciones de este tipo son realizadas por especialistas en el campo de la periodontología para el tratamiento y prevención de la enfermedad periodontal.

Tipos de cirugía mucogingival que existen

Tipos de cirugía mucogingival

Acorde a los diversos tipos de problemáticas que se deseen solucionar, encontramos varios tipos de procedimientos de la cirugía mucogingival a disposición de los profesionales.

Cirugía plástica del vestíbulo oral

La cirugía plástica del vestíbulo oral se recomienda con mayor frecuencia para personas con un vestíbulo pequeño para prevenir la recesión de las encías y tratar la periodontitis. El vestíbulo bucal (parte anterior de la cavidad bucal) es un espacio delimitado por fuera por los labios, las mejillas y los procesos alveolares del maxilar superior e inferior por dentro.

Aproximadamente el 20% de las personas tienen un pequeño vestíbulo de la boca, por lo que la distancia desde el pliegue de transición hasta la parte inferior de las papilas gingivales de los dientes frontales es inferior a 5 mm.

La cirugía plástica del vestíbulo oral se realiza para eliminar un defecto cosmético. Así como para tratar la gingivitis, la recesión, el tratamiento de la periodontitis, que son causadas por un vestíbulo de la cavidad oral de pequeñas dimensiones.

Frenillo plástico de la lengua y labios

Además de la cirugía plástica del vestíbulo oral, la cirugía plástica de unión de la lengua y los labios se usa a menudo en la odontología moderna.

Las anomalías de las uniones del labio superior o inferior y de la lengua pueden provocar diastemas (espacios entre los incisivos superiores). También oclusión y trastornos temporomandibulares y recesión local de las encías (exposición del cuello y la raíz del diente). También periodontitis local, deterioro en la articulación de la lengua y dificultad para fijar los aparatos de ortodoncia.

El tratamiento del frenillo plástico de la lengua consiste en alargarlo mediante la disección y estratificación de los bordes de la herida en el plano horizontal. Seguido de la sutura de los bordes de la herida, nuevamente en el plano vertical.

La plástica de la unión del labio superior o inferior se realiza mediante una incisión en forma de V alrededor. Y con el desplazamiento y separación de las fibras musculares del hueso, seguida de sutura.

Extracción de muelas del juicio

La extracción de las muelas del juicio presenta algunas peculiaridades. Los problemas con las muelas del juicio a menudo ocurren cuando erupcionan, a una edad de entre 18 y 25 años (a veces mucho más tarde). Cuando la dentición está formada por 28 dientes, lo que puede conducir a una colocación incorrecta de las muelas del juicio en la dentición. Y también problemas de inmersión o erupción incompleta en dirección vertical, horizontal, o medial. Además, la colocación incorrecta de las muelas del juicio puede dañar los dientes vecinos, ejerciendo presión sobre ellos y provocando daños en sus raíces, así como su desplazamiento y oclusión.

No existen reglas que determinen la edad más aceptable para la extracción de las muelas del juicio problemáticas. Sin embargo, la práctica muestra que cuanto antes se extraigan estos dientes, menos complicaciones se pueden esperar de ellos en el futuro. Lo mejor es extraerlas cuando sus raíces aún no se han formado, y el hueso alrededor de la muela del juicio aún no es muy denso.
0

Estética dental
Los puentes dentales son una de las opciones que nuestro dentista podría recomendar cuando hay que afrontar la falta de alguna pieza dental. Es una solución interesante porque no requiere cirugía oral como en el caso de los implantes y proporciona una solución bastante más estable que las prótesis dentales.

Los puentes también suelen resultar una opción más económica que los implantes, lo que añade una ventaja importante a esta solución a considerar. Vamos a ver aquí en qué consisten los puentes dentales y que tipos de ellos existen, para poder tomar una decisión con toda la información necesaria.

Qué son los puentes dentales

Un puente dental es una pieza dental protésica de porcelana, cerámica o metálica, que se utiliza para completar el espacio dejado por una pieza dental natural faltante. El puente se mantiene en su lugar uniéndolo a los dientes a cada lado del espacio. Este tipo de conexión, parecida a la de un puente, es la que da el nombre del procedimiento.

Este es uno de los procedimientos menos invasivos a los que se puede someter un paciente que desea llenar el vacío del diente faltante sin cirugía. No se necesita implantar una prótesis directamente en la encía o en la mandíbula, de este modo el puente causa un dolor mínimo y muy poca incomodidad durante el proceso, que además tiene un tiempo de curación bastante rápido.

Cuándo deben ponerse

Hay quien tiende a ignorar la importancia de un diente faltante, especialmente si está en un lugar imperceptible, pero no abordar un espacio vacío en la boca podría generar problemas. Los dientes están diseñados de tal manera que, si falta uno, los demás seguramente terminarán viéndose afectados.

La falta de un diente puede causar dolor en la boca y las encías cuando los dientes comienzan a moverse ante ese espacio vacío imprevisto. También puede provocar una diferencia en la forma del rostro y el modo en que se acomodan los labios.

Dependiendo de dónde se encuentre el diente faltante, es posible que se note dolor al masticar, ya que los dientes que rodean el espacio vacío se cerrarán de forma extraña sobre los alimentos, especialmente los más duros.

No todos los pacientes son buenos candidatos para un puente dental. Se necesita tener buena salud en general, sin condiciones de salud graves o infecciones. Y también tener dientes sanos con una estructura ósea suficiente para poder sostener el puente dental.

Generalmente nuestro dentista analizará los factores a tener en cuenta antes de recomendar este tipo de procedimiento. Un puente dental puede solucionar problemas y restaurar la sonrisa del paciente, además de mejorar la masticación y, en algunos casos, el habla.

Estos son todos los beneficios que tienen los puentes dentales frente a las protesis

Tipos de puentes dentales: diferencias y beneficios

Los puentes tradicionales que se anclan a los dos dientes más cercanos al espacio son los más utilizados por los dentistas, ya que proporcionan una solución más estable para los dientes artificiales.

También hay podemos encontrar:

Puentes sostenidos por implantes

En este tipo, no se une el puente a los dientes circundantes, sino que se usa un implante como medio de asegurar el puente a la mandíbula. Los implantes pueden servir como base para puentes si al paciente le faltan suficientes dientes uno al lado del otro.

En lugar de anclar el puente a los dos dientes naturales más cercanos al espacio. El dentista puede recomendar insertar implantes en los extremos y usar las coronas adheridas a los implantes como base para el puente. Esta solución ayuda a prevenir la pérdida de tejido óseo que se produce cuando se pierden los dientes y evita la necesidad de alterar los dientes naturales

Puentes dentales Maryland

Este estilo de tratamiento de puente dental une una pieza dental artificial a la parte posterior de un diente natural próximo. Este método se suele utilizar cuando se necesita poner un puente dental en la parte delantera de la boca, que es una parte visible, para que la sonrisa del paciente no se vea afectada.

Puentes dentales cantiliever

También conocidos como puentes en voladizo. Son los que solo se conectan a un diente, en lugar de dos dientes circundantes, usando un arreglo específico para sostener el puente.

Puentes dentales: un procedimiento sencillo y eficaz

Los puentes dentales son procedimientos muy comunes y no debería necesitar más de un día libre para su recuperación. Sin embargo, es posible que se necesite más de una cita para la fabricación del puente permanente. Se debe esperar a que este importante elemento esté listo.

Los puentes dentales no requieren ningún mantenimiento especial, a diferencia de las prótesis dentales. Un buen cepillado regularmente es todo lo necesario para mantener estas prótesis orales en buen estado. Cabe señalar que los puentes hacen que usar hilo dental sea un poco más desafiante. Algunas personas que tienen puentes prefieren usar un hilo dental específico para este tipo de tratamiento en lugar del hilo dental convencional.

Los puentes dentales restauran la función de los dientes perdidos y su capacidad para masticar adecuadamente. No requieren cirugía oral y proporcionan piezas dentales artificiales estables en la boca del paciente. Los puentes ayudan a mantener los dientes restantes del paciente correctamente alineados al cerrar el espacio que dejan los dientes faltantes.

Para saber más sobre puentes dentales no dudes en consultarnos, en la Clínica Javier Arroyo siempre estamos dispuestos a resolver tus dudas.
0

Estética dental
La salud se concibe actualmente como algo integral, en el que cada faceta de nuestra vida importa para un resultado armónico.  Los problemas de salud bucal han dejado de considerarse de poca importancia o solo valorados por su impacto estético. En Clínica dental Javier Arroyo sabemos que descuidar los problemas en dientes y encías puede ser la puerta a dolencias importantes. Y también que nuestra imagen en las relaciones sociales es parte importante de nuestra autoestima. Los problemas dentales no permanecen aislados y pueden afectar a otras piezas dentales y a nuestro bienestar general. Esta es la razón por la que, para evitar otros daños e inconvenientes, se suele recurrir al implante dental, como solución eficaz. 

¿Qué son los implantes dentales?


Si atendemos a la definición que da la Sociedad Europea de Osteointegración (EAO) los implantes dentales son fijaciones similares a un tornillo que se unen al hueso maxilar o mandibular y se integra perfectamente con los tejidos de la boca. Este implante, generalmente hecho de titanio, tiene como misión sustituir a la raíz del diente que falta, de modo que sobre el implante se puedan fijar las prótesis dentales que van a sustituir a la pieza ausente. Al proceso de integración de este implante con el hueso se le conoce como osteointegración; se trata de un paso natural, clave en el éxito del procedimiento y que garantiza su durabilidad y estabilidad. De este modo la pieza dental sustituta se integra totalmente en el resto con una técnica que no responde solamente a una  problemática estética, sino que también consigue mejorar la masticación y la salud dental integral.

Pasos previos al implante


Generalmente el primer paso es realizar una prueba que permita verificar el estado del hueso en el que se va a realizar el implante, de modo que se pueda garantizar la incorporación correcta de la nueva pieza. También se comprobará el estado de las encías para verificar que está correctamente y podrá acoger sin problemas esta técnica. En el caso de que la encía no esté en el estado adecuado habrá que realizar un tratamiento previo para dejarla en las condiciones óptimas. Cuando hay alguna infección en la encía se puede recurrir a antibióticos y a un cuidado previo a la técnica del implante. Si el problema es que no hay suficiente hueso en la zona a implantar, se suele acudir a un tratamiento de regeneración usando hueso del propio paciente. Junto a estas pruebas iniciales se valora también la oclusión de la boca, el modo en que cada persona acomoda los dientes al cerrar y morder; es una forma de comprobar que la zona del implante no va a recibir sobrepresión y que el paciente tendrá una sensación natural al morder.

colocación implantes dentales

¿Cómo se colocan los implantes dentales?


La colocación de implantes dentales se realiza con anestesia local, por lo que no es un proceso doloroso. Se hace una incisión en la encía y se coloca en el hueso el implante que va a hacer de sustituto de la raíz del diente. En esta parte se fija otra más pequeña, que es la que después sujetará la pieza dental sustituta. Es una intervención sencilla que no suele durar más de 30 minutos. Las molestias que puedan aparecer después de la cirugía se pueden aliviar con analgésicos, por lo que no estamos ante una técnica que genere postoperatorios complejos.

Los implantes suelen requerir un periodo de integración, que variará en cada caso. Puede tardar en torno a tres meses antes de que se pueda colocar la prótesis, pero también hay algunos casos muy determinados en que la prótesis puede colocarse en apenas unos días. Son los casos conocidos como procesos de carga inmediata.

De cualquier modo, si se trata de un caso en el que el periodo de integración va a extenderse, se cuenta con la opción de insertar una corona o puente provisionales, también se puede recurrir a una prótesis removible para evitar que sea visible el vacío del diente ausente. Estas piezas provisionales se colocarían durante el proceso de curación y adaptación del hueso al implante, antes de colocar la prótesis definitiva, y se retirarían en el momento de colocar la prótesis definitiva.

¿Cuál es el precio de implantes dentales en San Juan?


El precio total del proceso de implante dental depende de numerosos factores: De los medios tecnológicos que se utilicen, de la marca del implante, del modo en que va construido, del protésico que fabrica la pieza que se va a colocar y de la problemática particular de cada paciente. Es por esto que solo un profesional cualificado, tras realizar un diagnóstico y estudiar en detalla el caso, puede dar un presupuesto ajustado para todo el plan de tratamiento. 

Aunque resulta generalmente un procedimiento más costoso que otras opciones, al tratarse de una solución duradera y de eficacia contrastada puede considerarse una buena inversión que se rentabiliza con salud y bienestar a largo plazo. Garantizar la mejor inversión significa disponer de un presupuesto detallado, materiales de calidad garantizada (conviene huir de imitaciones low cost), clínicas y profesionales que utilicen la tecnología necesaria y un precio que incluya las revisiones periódicas y el seguimiento necesario del proceso.

¿Tienes dudas o quieres pedir presupuesto? ¡Ponte en contacto con nosotros!
0

Estética dental
Te acabas de realizar un blanqueamiento dental y ya te estás preguntando ¿cómo mantengo mis dientes blancos para continuar teniendo una mejor estética dental? ¡Estás de suerte! En este post te aconsejaremos sobre cómo conservarlos blancos y brillantes, a partir del tratamiento. Fundamentalmente, el brillo de tu sonrisa durará más o durará menos según los alimentación que lleves. Unas comidas manchan más que otras. Está terminantemente prohibido fumar. Si fumas debes saber que tu cuidado ha de ser más exhaustivo puesto que los cigarrillos crean una coloración más compleja, fastidiando su estética dental.

¿Qué consejos debo seguir para mantener mi sonrisa brillante?

Vamos a echar un vistazo a lo que tienes permitido y lo que debes evitar:

Bebidas Permitidas Agua Mineral Vino blanco Cerveza blanca Té claro Gaseosas incoloras

Carnes Permitidas Carnes blancas Aves pescados cerdos
Vegetales Permitidos Repollos blancos Lechuga Cebolla Patatas Arroz
Salsas Permitidas Salsa blanca Queso blanco Mayonesa Crema de leche
Frutas Permitidas Manzana Pera Melón Plátanos
Bebidas Prohibidas Café/Té negro Vino rosado/tinto Gaseosas con colorante Cerveza negra
Carnes Prohibidas Carnes rojas muy jugosas
Vegetales Prohibidos Tomate crudo en salsa, zanahoria Remolacha
Salsas Prohibidas Ketchup, mostaza, salsa de soja
Frutas Prohibidas Uvas negras, naranjas, frutos rojos, ciruelas

*Es permitido el consumo de cualquier tipo de pasta.

blanqueamiento dental

Pautas de higiene bucal para mantener el blanqueamiento dental

Para poder continuar teniendo el blanqueamiento dental intacto hay que realizar unas cuantas pautas de higiene bucal; mínimo cepillado de dientes tres veces al día por cada comida que se haga. Te damos unos consejos para que tu limpieza sea excelente:

  1. Enjuagarse con agua previamente a la limpieza. Esto ayuda a quitar la comida sobrante visible.
  2. Elección de pasta de dientes. Hay que eludir la combatividad a nuestra dentición por ello es recomendado escoger una pasta de dientes sensibles. Importante renovar el cepillo cada tres meses.
  3. Tener un buen método de cepillado es primordial. Esto es requerido porque siguiendo un orden continuo elude que nos dejemos por error alguna zona sin cepillar. Hay que realizar unos pequeños recorridos circulares en cada diente y nunca ignores tu lengua, limpiarla con avidez con el fin de evitar sufrir halitosis. La halitosis aparece cuando existe una lámina establecida en nuestra lengua, para su eliminación se debe de limpiar todos los días
  4. El uso del enjuague bucal. Los antisépticos favorecen a las encías a estar mucho más sanas además de prevenir la lámina dental y robustece el esmalte.
  5. El famoso hilo dental. Es aconsejable que después del cepillado utilices hilo dental puesto que es experto en limpiar los restos de entre tus dientes aparte de impedir la caries.
  6. La visita al dentista ha de ser frecuente. Si se realiza la visita diaria a nuestra clínica dental podemos prevenir cualquier deterioro desde un inicio, de manera que si tiene la aparición de cualquier problema grave se podrá dar con una solución lo más rápido posible.

 

Existen dos alimentos que nos pueden servir de “truquitos” para seguir manteniendo el blanqueamiento dental en un perfecto estado. Se tratan de la zanahoria y el apio. Las zanahorias poseen una abundante dosis de agua, la cual es aconsejable porque además de ser saludable y ser rica en potasio y fortificante para una mente agotada. Es el alimento que higieniza los dientes al mismo tiempo que ser masticada. El apio, además de contener mucha fibra y antioxidantes, disminuye el desdoro e incrementa el salivar haciendo que elimines cualquier porción de comida en la dentadura. Esto quiere decir que si deseamos tomar café no hay porque hacer un drama. Por ejemplo. el café helado tiende a manchar muchísimo menos, ya que es la alta temperatura lo que pigmenta el esmalte.

¡Enemigo a la vista! El Sarro, ¿por qué aparece y cómo evitarlo?

Uno de los principales enemigos de nuestra salud bucal, y sobre todo cuando acabamos de realizarnos el tratamiento blanqueante, es el sarro. Este aparece cuando existe una escasa higienización dental por acumulación bajo encías. Además de este motivo, también es posible la aparición por culpa del ph salival. Si éste es menor de cinco, el entorno es favorable a la creación de la lámina.

¿Cómo puedo solucionar este problema? Uno de los mejores consejos es realizar un saneamiento bucal o bien hacer un curetaje dental limpiando bien en las encías con el raspado radicular. Al terminar este proceso es fundamental cepillarse los dientes por cada comida que se haga y emplear colutorios que contengan flúor. Existen posibilidades para eliminar el sarro por nuestra propia cuenta; comer frutas (las manzanas o el melón son excelentes decisiones). Por supuesto rehuir del tabaco y alcohol, ya que incrementan el riesgo de padecer alguna alteración de las encías. Pues ya hemos visto las prevenciones para evitar el manchado de tus dientes y evitar que pierdas tu estética dental, no te olvides nunca de tu cepillo y ¡SONRÍE!

0

Clínica Dental Javier Arroyo